domingo, 21 de noviembre de 2010

La economía global y Los Vigilantes de la Playa

Da la sensación que esta semana que en breve terminará fue movidita, y realmente lo fue. Aunque han pasado ya unas cuantas horas desde el cierre del viernes y parece que, posiblemente gracias a la resaca, uno empieza a pensar de forma mas racional.


Realmente, visto en perspectiva, el viernes por la noche nos quedamos más o menos igual que el lunes por la mañana. Las 5 sesiones no fueron más que una montaña rusa a ninguna parte, aunque seguro que para muchas carteras que se atrevieron ha hacer algún movimiento, fue lo más parecido a un matadero. Muchos compraron el lunes, y acabaron vendiendo el miércoles, viendo la verticalidad de la caída y la falta de fuerzas de los índices. Una vez abandonaron los mercados, estos se pusieron el jueves a subir como una moto para dejar la cosa tal y como estaba a principios de semana.
Cabe recordar que cuanto mas cuerdo uno se encuentre, menos probabilidades de ganar tendrá en los mercados financieros.


Si pensamos y actuamos de forma coherente seremos uno mas de la manada, y no creo que las manadas sean justamente los más beneficiados en los mercados, sino más bien soldados de a pie que se ganan la vuelta a casa con grandes amputaciones, heridas que no matan pero duelen tanto o más que la misma muerte. Y es que perder dinero duele.




Así pues, debemos invertir, o especular, e irnos a tomar algo. Desaparezcan y confíen en el análisis de este blog, ya que si tienen la vista puesta en todo momento en los mercados, la probabilidad de tener unos cuentos infartos es alta. Espero que el estado del bienestar cubra las múltiples visitas al doctor que seguramente yo necesitaré.

Por el momento continuamos siendo alcistas en bolsa.


La semana nos dejó los índices  en niveles similares al inicio de la misma, o lo que es lo mismo, cerca de los máximos de 2 años.



¿Que pasará ahora? A pesar de no saber nada, como nadie, uno cree que la cosa (la bolsa) superará estas fuertes resistencias y se irá para arriba. Sino, ¿donde invertir?. Para encontrar una posible respuesta, hace falta responder a la siguiente pregunta, la pregunta del millón:

Si, como los que mandan en este tinglado, tuviéramos poder y 1000 millones de dólares en los bolsillos, ¿Dónde invertiríamos? (Léase que se tiene “poder“ por tener esa cantidad de dinero, sino hay dinero, no hay poder).


Seguro que no compraríamos bonos de la Generalitat de Catalunya al 4,75, ya que al tener tanta “calderilla”, tendríamos el ego subido hasta los pelos, así que ansiaríamos más dinero, o sea mas poder. Entonces, no hay otro sitio que la bolsa, donde podamos conseguir unos buenos beneficios en un plazo de tiempo mas o menos breve.  


Deuda de países emergentes, “emergidos” o “sin emerger”, bonos, materias primas…han dado ya altas rentabilidades, y aunque pueden ser aun una buena inversión, no son “la inversión”.

Estemos atentos a Japón, ya que puede ser que después de unas cuantas eternidades, a los nipones les de ahora por subir, aunque razones para hacerlo posiblemente no tengan más que el Emirato de Qatar. Pero la realidad es que empieza a pintar bien. Si sigue evolucionando como en los últimos días, nos pondremos el traje de samurai e invertiremos en el Nikkei (indice de referencia nipon). Aunque, como la mayoría de mercados, aun tiene un problema, la sobrecompra.

Evolución del indice Nikkei en 2010:



Así pues, a recuperarse del fin de semana y cojan buenos asientos para ver la película que en breve comenzará en los mercados. Como tráiler previos, seguramente les ofrecerán algunos segundos del salvamiento de Irlanda…
A uno le viene la risa cuando ve que se habla que la economía mundial está en peligro porque un país con una economía del tamaño de Cataluña está al filo del abismo. Tenemos economías infinitamente más grandes que se encuentran en situaciones realmente malas. Un ejemplo sería el estado de California (Octava economía del mundo), aunque puede que el echo de ser sido la tierra los Vigilantes de la Playa, influya cierto optimismo y haga que no se hable tan a menudo de su situación.



No hay comentarios:

Publicar un comentario